Motores

Audi tendrá que pagar una multa de 800 millones de euros por manipulación de emisiones

  • La Fiscalía de Munich fue el ente que notificó la sanción referida a la violación de normas reguladoras en determinados vehículos diésel.

Una multa de 800 millones de euros relacionada con la manipulación de emisiones de gases contaminantes en vehículos diésel, tendrá que pagar el fabricante automovilístico alemán Audi.

La información fue confirmada por la empresa matriz Volkswagen e implica el reconocimiento de la responsabilidad en el incumplimiento de una estricta normativa legal.

La Fiscalía de Munich fue el ente que notificó la sanción referida a la violación de normas reguladoras en determinados vehículos diésel de motores V6 y V8 fabricados o distribuidos por la reconocida empresa.

Se trata de la culminación de un proceso abierto debido a la venta de autos diésel manipulados, lo que algunos medios informativos han llamado el “Dieselgate”.

La multa de un total de 800 millones, engloba una sanción máxima legal por infracción administrativa negligente de 5 millones de euros y el pago obligatorio por beneficios económicos de 795 millones de euros.

“Audi acepta la multa tras un análisis exhaustivo y no interpondrá un recurso. Audi reconoce así su responsabilidad en el incumplimiento de sus obligaciones de supervisión”, precisó un comunicado.

En el proceso, la Fiscalía determinó que Audi contravino sus obligaciones de supervisión en el departamento que comprueba la aprobación normativa de sus vehículos.

Debido a este incumplimiento, entre 2004 y 2018 determinados motores diésel del tipo V6 y V8 desarrollados por Audi no cumplieron con los estándares establecidos.

La investigación también involucra a la cúpula de la empresa, a quien imputa de no ayudar a las autoridades judiciales, no obstante la existencia de informes internos que indicaban que desde 2006 dos tipos de motores diesel contenían un software que les permitía reducir las emisiones contaminantes en el banco de pruebas.

El pasado mes de junio el presidente de Audi, Rupert Stadler, fue detenido por su responsabilidad directa en la manipulación de sus vehículos diésel y por su posterior venta ilegal al ser exhibidos con valores de contaminación adulterados.

Los expertos pronostican que la sanción tendrá un impacto muy negativo sobre los pronósticos de Audi para el ejercicio fiscal de este año.

Dejar un comentario