EmpresasTendencias

El concepto de Family Office se impone en Chile y ya puede ser administrado con un software

  • Se trata de empresas que administran todos los negocios de una familia, entre ellos, las inversiones inmobiliarias, tendientes a conseguir un ingreso recurrente a través de la renta.

La creación de oficinas para manejar profesionalmente los patrimonios de las familias fue un concepto nacido en Estados Unidos con grupos como los Rockefeller, para administrar desde un solo ente todos los negocios familiares.

Es el concepto de Family Office, que consiste en unir todas las empresas en una sola oficina, encargada de manejar estos negocios.

Esta iniciativa tiene el propósito de preservar, gestionar y ampliar el patrimonio familiar, más allá de la empresa, por lo que contribuye a la buena organización y a la trascendencia de los negocios familiares.

En Chile existen ejemplos de familias que gestionan sus negocios a través de empresas holding llamadas Family Office.

En esta área de negocio, la plataforma de gestión de activos inmobiliarios BReal ha permitido generar valor a los negocios familiares.

“Todos los Family Office cuentan con distintos tipos de activos para inversión y uno de ellos, común para todos, son los bienes inmuebles para renta, que incluyen edificios, locales comerciales, oficinas, casas, departamentos y otros activos inmobiliarios”, detalló el fundador de BReal (www.breal.cl), Roberto Anrique.

Por medio de este software de gestión inmobiliaria pueden manejarse estos negocios de manera efectiva y online: “son activos orientados a generar ingresos por arrendamiento y por tanto, son ingresos recurrentes”, agregó el ejecutivo.

Para la administración del Family Office, es fundamental contar con alta tecnología para realizar una buena gestión de las empresas, y en el caso del negocio inmobiliario, contar con BReal resulta de gran ayuda.

Destacó Anrique que los Family Office manejan portafolios importantes que pueden incluir muchas propiedades con recaudaciones de renta mensual sobre los 100 millones de pesos.

“Para ello, se hace imprescindible contar con un sistema especializado que permita sustituir las comunes planillas de cálculo, mejorar la recaudación, perfeccionar la administración de los contratos de arriendos y mejorar la relación con los arrendatarios”, detalló.

Dejar un comentario