Internacional

Niño que baila con su prótesis conmueve al mundo

  • Un pequeño afgano que perdió su extremidad ha conmovido las redes sociales al bailar con alegría.
  • El vídeo se grabó en la habitación que ocupa en un hospital de Kabul.

A pesar de todo no hay que perder la alegría ni la fe. Así piensa un niño afgano que se dedicó a bailar a pesar de no contar con su pierna derecha. El motivo de su danza fue celebrar que ha recibido la prótesis de su pierna derecha.

Con solo cinco años Ahmad Sayed Rahman ha conmovido al mundo. Su video fue publicado en Twitter y sólo 20 segundos bastaron para que este angelito le robara el corazón a medio planeta. Hasta ahora la publicación  ha sido vista más de 500.000 veces.

Ahmad baila con estilo en el un centro ortopédico de la Cruz Roja en la capital afgana, mientras personal médico y otros pacientes lo alientan en su danza.

“Él está siempre bailando y mostrando cuán feliz se encuentra de tener una prótesis para su pierna”, amputada justo bajo la rodilla, contó la madre del niño, Rayeesa, en el mismo centro médico.

“Estoy muy contenta por él de que haya recibido esta pierna artificial y que ahora pueda ser autónomo”, agregó mientras el niño se mueve al ritmo de una melodía local que se escucha de un teléfono celular.

(Photo by WAKIL KOHSAR / AFP)

Ahmad ha recibido la cuarta prótesis en su vida y es considerado un  “paciente de larga data”, dice su fisioterapeuta, Semeen Sarwari, que trabaja desde hace 18 años en este centro frecuentado por muchos amputados de guerra. “Vino a cambiar (de prótesis) porque creció”.

“Porque es un niño y quiere jugar, quiere tener una pierna y por lo tanto se adapta más rápido” que los amputados adultos, agregó.

Ahmad y sus padres, campesinos agrícolas, son de la provincia de Logar, al sur de Kabul, donde son frecuentes los combates entre las fuerzas gubernamentales y los talibanes.

“Mi hija estaba afuera con él cuando apenas tenía ocho meses y fueron alcanzados por balas”, contó la madre. Los dos niños quedaron discapacitados. Pero Ahmad, desde que recibió su primera prótesis cuando tenía un año, aprendió a bailar y se mostró encantado, recuerda la madre de este niño con un entusiasmo contagioso.

Dejar un comentario