was successfully added to your cart.

Carrito

Rodrigo Malbrán: “Nuestros actores son cronistas de nuestro tiempo”

  • El Director de la escuela de teatro La Mancha, Rodrigo Malbrán, habla acerca de la forma en que los alumnos exploran el teatro en su academia.
  • Este 28 y 29 de diciembre la escuela de teatro La Mancha presentará su primera muestra pública de segundo año desde que reabrió en 2016.
  • Será un espectáculo de estilo clown que se mostrará ambos días a las 20:00 horas en Matucana 100.  

Cerca del kilómetro dos de Camino Farellones, donde el ruido de la ciudad es reemplazado por el murmullo del Río Mapocho, está ubicada La Mancha Escuela Internacional del Gesto y la Imagen.

Este fin de semana la primera generación de alumnos egresados de la academia, desde que reabrió en 2016, presentará su muestra pública de Clown, un espectáculo donde 25 hombres y mujeres expondrán distintas gamas del humor. Es al mismo tiempo, un examen público, el último desafío de los alumnos antes de emerger como actores de La Mancha.

¿En qué se diferencia La Mancha de las escuelas de teatro tradicionales?

Nuestro único denominador común es que ambos hemisferios quieren hacer buen teatro, es lo único que nos une. Las escuelas de teatro tradicionales exacerban la individualidad del alumno, a nosotros nos interesa el colectivo, lo universal, que nuestros estudiantes puedan conectarse rápidamente entre ellos.

La famosa frase de René Descartes: “Pienso, luego existo”, es una falacia, uno primero siente. Ese es el punto filosófico que nos diferencia de otras escuelas. Nosotros exacerbamos la experiencia del cuerpo, porque es a través de éste con el que tenemos contacto con el universo, no con nuestra mente.

Rodrigo Malbrán, cerró La Mancha en 2016 por agotamiento, por necesidad de recargar pilas porque sentía que si no se marchaba “iba a perder el fuego interno pedagógico que tengo por mis alumnos”. También, porque fue llamado por la Universidad de Hint en Noruega, para ser el líder pedagógico del departamento de teatro. Su trabajo fue reconstruir y reconfigurar toda la estructura pedagógica del tratamiento del teatro en esa institución.

¿Por qué regresó?

Mi plan siempre fue regresar. A los cuatro años sentí una necesidad mental y física de volver a Chile, a mi escuela.

Hoy le toca trabajar con jóvenes millennials y generación Z ¿Cómo es trabajar con ellos?

Los millennials y los Z trabajan igual que mis alumnos de años anteriores, pero se bajonean ante la primera adversidad, no se sienten estimulados, no sienten pasión por las cosas. Les falta entender que lo importante no es sentirse independiente, sino dependiente ¿cuál es la falacia en necesitar al otro?

Son muchachos y muchachas con padres tremendamente sobreprotectores, y con razón, es cosa de mirar el mundo hoy. El mundo está pasando por un momento apocalíptico. La sociedad ha cambiado en 30 años lo que antes cambiaba en 150, eso es brutal para el ser humano.

Al mismo tiempo son jóvenes muy arrogantes ¡cómo no van a serlo! Mira los parámetros. En mi época nosotros mirábamos al Che, a Fidel, por último a Churchill. Escuchábamos a los Rolling Stones, Los Beatles, Michael Jackson ¿Estos jóvenes a quién miran? ¿A Maluma? Ese es el tipo de referentes que tienen, entonces la tarea es difícil porque tienen que convertirse en ejemplos vivientes porque no tienen referentes, no tienen a quién mirar.

 ¿De qué manera se trabaja con los alumnos para que exploten esa capacidad?

Primero, se les enseña a aceptar el error. El error en pedagogía es una fuerza motriz fundamental. Si se ilumina correctamente se convierte en una experiencia para el alumno que se transforma en conocimiento, donde lo emocional y lo intelectual se juntan.

¿Por qué decidieron fundar la escuela en Camino Farellones?

Tengo una admiración profunda por la tradición oriental. Por eso para mí era muy importante el lugar, el sonido del agua, en esta ocasión el sonido del río porque ayuda al alumno a relajarse y a concentrarse. Mi maestro, Jacques Lecoq, formó su método a través del comportamiento y las leyes de la naturaleza y aquí estás en contacto directo con esas leyes.

Este lugar es un útero pedagógico, está lejos de la hoya de contaminación y ruidos de la ciudad.

Al mismo tiempo queríamos fundarla en un lugar al que fuera difícil llegar. Queremos que a nuestros alumnos les cueste venir, para que comprendan que para conseguir lo que se quiere hay que trabajar muy duro. El camino hacia La Mancha es también parte de ese aprendizaje.

Ya están abiertas las postulaciones para 2019. ¿Qué perfil de alumnos buscan captar en La Mancha?

Buscamos alumnos que tengan solamente un 5% de talento, pero un 95% de ganas de trabajar y de cambiar algo en sus vidas. No cualquier persona puede convertirse en actor, pero todos los seres somos creativos, algunos tienen la habilidad de desarrollarlo a tal punto de convertirse en profesionales, otros más allá: convertirse en reales artistas.

Para más información de la Academa La Mancha, puedes acceder al siguiente link: https://www.lamancha.cl/

Prensa Telcomweb

Autor Prensa Telcomweb

Ver más post Prensa Telcomweb

Dejar un comentario